top of page
Buscar

Vencedores y vencidos en la guerra de Ucrania.

Actualizado: 14 ene

Faltan menos de dos meses para que se cumpla el segundo aniversario del inicio de la guerra de Ucrania, o al menos de la última fase. Han caído cientos de miles de personas en ambos bandos, y Ucrania, al límite de sus fuerzas, no es capaz de reconquistar las provincias prorrusas del Dombás. Parece evidente la derrota de la coalición OTAN- Ucrania liderada por Estados Unidos. Ucrania es, sin duda, la gran damnificada de este conflicto. Ha perdido cientos de miles de soldados, y los territorios industriales más ricos del país, donde se generaba el 90 % de su PIB. Se han destruido sus infraestructuras básicas y gran parte de su población ha emigrado. Se ha convertido en un estado inviable y en un problema para sus vecinos.

Entre sus aliados las pérdidas y ganancias se han repartido desigualmente. Estados Unidos ha conseguido importantes avances geoestratégicos. Por un lado, su industria armamentística está disfrutando de un momento de bonanza. Por otro, ha ganado un importante mercado para la venta de su gas de fracking, que por sus altos costes de extracción no podía vender a precios de mercado. El incremento del coste de la energía en Europa, al no poder acceder al económico gas ruso, hace nuestra industria menos competitiva, deslocalizándose a EEUU donde la energía ahora resulta más barata. Como vemos, Europa se ha visto obligada a sancionar Rusia, en contra de sus propios intereses, propiciando una crisis económica cuyo alcance aún es difícil de acotar. Esta guerra ha sido muy provechosa para los intereses norteamericanos, nefasta para los socios europeos y letal para los ucranianos.

Por el lado ruso, no ha ido mal la cosa. En el campo militar ha afianzado sus posiciones en Ucrania y Crimea, lo que le permite mantener su estatus de superpotencia militar. Ha compensado la perdida de mercados en occidente abriendo nuevos mercados en oriente. Su economía se ha visto fortalecida y el rublo disfruta de muy buena salud.

Estados Unidos ha conseguido prácticamente todos sus objetivos excepto el debilitar a Rusia, lo que no parece viable con este conflicto. Por tanto, el final de la guerra debe estar próximo y posiblemente está condicionado por el calendario electoral de Estados Unidos.

Este es un buen ejemplo de cómo la visión anglosajona condiciona el mundo. Los intereses comerciales y geoestratégicos pueden forzar guerras sangrientas con cientos de miles de muertos, sin el menor atisbo de piedad.

Cada vez se hace más necesaria una Alianza Hispana que proporcione un contrapunto a esta realidad, que aporte otra visión del mundo, en la que los auténticos valores del occidente hispano permitan construir un mundo mejor.

David López Gómez

Diciembre de 2023


94 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page